PABLO TORRES DIAZ

UNA HISTORIA PARA CONTAR:

Mis manos llenas de tinta emborronan un cuaderno.

Me levante oliendo a hierbabuena óleo y trementina.

Ay quien pudiera

Fundir en un perfume

Menta y canela, lienzos profundos cielos azules atardeciendo…


Estos recuerdos se los dedico a mis hijos y nietos para que orgullosamente puedan pensar que su padre o abuelo Pablo siempre dedico su vida y su trabajo al amor de su esposa y al cariño de sus hijos.


Dios Tiene cielos y en sus muros bellos ángeles tiene, quien en su luz se mira un Sol dorado. Tu eres el Sol el mejor y más preciado.

Padre mío. Cuando tan sano te vi, cuando tan cuerdo, conocí  la vejez que te inclinaba a los fríos umbrales.

Cantad ruiseñores, pues con vosotros esta un ángel, el más querido, el más amado.

Siempre en mi corazón…